36 segundos de reacción ante una emergencia aérea: el accidente de Air Canada en Barajas

Seguro que lo recuerdas. El pasado 3 de febrero de 2020 un avión de Air Canada sobrevolando el núcleo urbano de Madrid durante horas centró la atención informativa. A través de medios de comunicación y redes sociales miles de personas permanecieron atentas al desenlace. Una aeronave que acababa de despegar del aeropuerto de Barajas había declarado una emergencia y debía consumir su combustible antes de aterrizar de forma segura. Pasajeros y tripulación resultaron ilesos.

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) ha publicado el informe final de la investigación que puedes consultar aquí. En él se confirma que la causa del accidente fue la explosión de uno de los neumáticos producida por un objeto en pista de unos 1,5 mm de ancho y 70 mm de largo. Esto, a su vez, provocó fallos en uno de los motores y en el tren de aterrizaje, así como otros desperfectos menores en el fuselaje de la aeronave.

Secuencia del suceso. Fuente: Informe final elaborado por la CIAIAC

Respecto a la gestión de la emergencia por parte de la tripulación destaca la rapidez de su reacción ante el suceso. La emergencia fue identificada y gestionada “de forma inmediata”, trasladando al servicio de control la situación para recibir la asistencia necesaria.  De hecho, indica que a los 36 segundos de ocurrir el evento “se estaba ejecutando la primera acción del procedimiento de daño severo en el motor” lo que implica “que en menos de medio minuto la tripulación había valorado los datos que estaba mostrando el motor y había decidido el procedimiento a aplicar”. Sin duda, una evaluación rápida que permitió gestionar la emergencia en una fase crítica de la manera más favorable en esas circunstancias.

También lo fue la coordinación entre toda la tripulación; la investigación indica que la “interacción pilotos-tripulación de cabina se considera que fue adecuada y completa”, así como la información facilitada a los pasajeros.

Trayectoria de la aeronave. Fuente: Informe final de la CIAIAC

El informe pone de manifiesto el peligro de los objetos en pista y la necesidad de revisar los procedimientos de detección de los mismos. El caso del Air Canada no es excepcional, ni mucho menos. Estos objetos se denominan FOD (Foreign Object Debris/Damage). Se definen en el anexo 14 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) como aquel “objeto inanimado dentro del área de movimiento que no tiene una función operacional o aeronáutica y puede representar un peligro para las operaciones de las aeronaves”.

¿Cuáles suelen ser esos objetos? Entre los más habituales encontramos:

  • Partes de aeronaves (tapas de combustible, fragmentos  de  tren  de  aterrizaje,  medidores  de aceite, láminas de metal, fragmentos neumáticos… ) o elementos  de  unión  de  aeronaves  o  motores  (tuercas,  arandelas,  alambres de seguridad…).
  • Herramientas mecánicas.
  • Artículos asociados a actividades en plataforma  (papel y residuos de  plástico o metal, piezas de equipaje, partes de equipos de rampa, acreditaciones, bolígrafos, etiquetas de equipaje…).
  • Materiales de superficies  pavimentadas  y  no  pavimentadas (pedazos  de  hormigón  y  de asfalto, materiales de juntas, restos de pintura, grava, arena…).
  • Material de construcción (trozos de madera, piedras, piezas metálicas…).
  • Materiales vegetales y animales (plantas y restos de fauna).
  • Contaminantes de condiciones meteorológicas adversas (granizo, hielo, nieve, arena…).

Pequeños objetos que pueden poner en jaque la seguridad operacional como en este caso. Afortunadamente, pasajeros y tripulación resultaron ilesos gracias a una rápida reacción de la tripulación y una adecuada gestión de la emergencia por parte de los profesionales implicados, pero parece más que necesario revisar los procedimientos que nos permitan prevenir este tipo de sucesos.

Acerca de Desde la cabina de vuelo

Desde la cabina de vuelo es el blog del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC). Aviación y seguridad aérea desde los mandos de una aeronave.
Esta entrada fue publicada en Accidentes e incidentes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 36 segundos de reacción ante una emergencia aérea: el accidente de Air Canada en Barajas

  1. Juan dijo:

    De la contribución del F18 no decis nada? Me parece interesante. Deberían usarse más.

  2. Pingback: Pequeños objetos, grandes enemigos de la seguridad aérea | Desde la cabina de vuelo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s