Pilotos bien formados, compañías aéreas más seguras

B777 de Asiana Airlines tras el accidente sufrido en el Aeropuerto de San Francisco. Imagen: NTSB

B777 de Asiana Airlines tras el accidente sufrido en el Aeropuerto de San Francisco. Imagen: NTSB

El pasado 6 de julio un Boeing 777 operado por la compañía surcoreana Asiana Airlines con 307 pasajeros a bordo sufría un accidente al aterrizar en el aeropuerto de San Francisco. La investigación que inmediatamente puso en marcha la National Transportation Safety Board (NTSB) permitirá conocer lo ocurrido, los fallos y problemas que se conjugaron y establecer las recomendaciones necesarias para evitar que un suceso similar ocurra de nuevo.

El resultado de esa investigación tardará meses en conocerse. Sin embargo, días después del trágico accidente, un instructor estadounidense que durante 5 años trabajó en compañías aéreas surcoreanas difundió una carta en Internet relatando su experiencia y el entorno de trabajo imperante en el país asiático. Su lectura nos lleva a reflexiones que desde hace años se plantean en la industria aeronáutica y que son esenciales para la seguridad aérea.

La pregunta clave sería ¿el piloto que promueve la industria es realmente el que necesitan las compañías aéreas en el S. XXI? En las últimas décadas el peso del desarrollo de la aviación se ha puesto en los factores normativos y tecnológicos. ¿Y el elemento humano? Se ha descuidado, reduciendo o degradando la formación y el entrenamiento, a pesar de ser el eje fundamental, junto con la experiencia, para garantizar la seguridad de las operaciones. La fase de entrenamiento es la que permite comprobar de manera eficaz las competencias y habilidades del piloto para ejercer su trabajo.

Como expone el instructor en su carta, los automatismos han acaparado la operación aérea, hasta el punto de que la experiencia de vuelo real, en casos tan extremos como los de Corea, es mínima.

El piloto es quien debe volar el avión y no el avión quien dirige al piloto. Es necesario que el piloto sienta las sensaciones que provoca cada maniobra y tener el control de la aeronave. Si no, ésta será ingobernable en los momentos críticos. Precisamente, las deficiencias en el entrenamiento y los automatismos ya estuvieron presentes en otro de los accidentes más graves de los últimos años, el del vuelo 447 de Air France en junio de 2009 (Informe de la BEA francesa).

El Manual de operaciones del avión es esencial, pero cada operación, cada aterrizaje y cada despegue tienen sus particularidades. Es en las situaciones más complejas y en las fases más críticas del vuelo donde el conocimiento y la experiencia del piloto se hacen imprescindibles para gestionar adecuadamente el vuelo, garantizando la seguridad de los pasajeros.

No hay que descuidar el elemento humano. La gestión empresarial no puede priorizar la producción y olvidarse de aspectos claves para su desarrollo, como la instrucción de sus tripulaciones. Hay que apostar por la excelencia en la formación y por la profesionalidad de los pilotos. Crear pilotos autómatas implica demasiados riesgos.

Anuncios

Acerca de Desde la cabina de vuelo

Desde la cabina de vuelo es el blog del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC). Aviación y seguridad aérea desde los mandos de una aeronave.
Esta entrada fue publicada en Accidentes e incidentes, Aviones, Formación, Operaciones aéreas, Pilotos, Tecnología y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Pilotos bien formados, compañías aéreas más seguras

  1. Flight Safety dijo:

    Excelente comentario, culpando y responsabilizando a los mecánicos, pilotos o controladores de los dramáticos accidentes aéreos en que están implicados como operadores de primera linea y , simultáneamente, como última linea de defensa frente al accidente, no sólo es un alarde de sobrada incompetencia en la investigación, sino una semilla para que un accidente similar ocurra otra vez más adelante.

  2. Rey Luis Castellanos dijo:

    El hilo siempre se rompe por lo mas delgado.Y es sabido que siempre se le adjudican culpas al que no se puede defender si embargo,la responsabilidad es compartida y en muchas ocasiones el accidente es la consecuencia de las decisiones que se toman en la dirección con el fin de reducir costos, no se toma en cuenta la teoría de las 2 “P s”:Protección y Producción , donde si se atiende mas una se descuida la otra.por lo tanto hay que buscar el punto de equilibrio adecuado.

  3. Luis dijo:

    A colación de este artículo, quería compartir con ustedes un artículo que os podría resultar interesante:

    http://www.hispaviacion.es/articulos/reglamentacion-air-crew-1.php#.UoXho9LiOI9

  4. Pingback: Automatismos en cabina: aliados y amenazas para los pilotos | Desde la cabina de vuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s