El mérito del trabajo diario de las tripulaciones de Salvamento Marítimo

El pasado 11 de enero la tripulación del Helimer 401 salvaba la vida de once personas  en el mar tras el hundimiento del pesquero  Novo Jundiña  a 50 millas de la costa de A Coruña.  Una operación muy compleja, nocturna  y con una meteorología complicada. La tripulación de Salvamento Marítimo compuesta  por José Julián García Abad, Javier Peñalba Moldes, Manuel García Iglesias, Orlando Iglesias García e Isaac Solares Saiz lo logró, no sin dificultades.

A punto de izar a los dos últimos náufragos al helicóptero, uno de los rescatadores fue arrastrado por un golpe de mar. Tras minutos de búsqueda, la tripulación del helicóptero de Salvamento puso a salvo a los marineros y consiguió localizar a su compañero. Ayer recibieron la medalla de la orden del mérito civil de la mano de los ministros de Fomento y de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Recordando la historia de la tripulación del Helimer 401 se nos vienen a la cabeza dos palabras. La primera es decisión. “Fue la decisión más difícil de mi vida: rescatar a los dos marineros o buscar a mi compañero” declaró a los medios el comandante del vuelo. La función del comandante de cualquier vuelo es esa, tomar decisiones. Volar es una toma continua de decisiones, a veces tan complejas como esta.  Desde luego, fue acertada. Para la toma de decisiones es fundamental el conocimiento, el criterio profesional y la independencia.

La segunda palabra es formación. Formación de toda una tripulación para actuar de forma coordinada en una situación crítica para salvar la vida de once personas. Formación, para aplicar protocolos de emergencia para ser localizado en la inmensidad del Atlántico a pesar de la violencia del mar. Formación, para gestionar de forma adecuada la presión y continuar con la búsqueda de un compañero desde el helicóptero.

El rescate del Novo Jundiña no fue un acto heroico. Es la muestra del trabajo que cada día realizan los profesionales de Salvamento Marítimo en nuestras costas.  Un trabajo bien hecho que no es fruto de la casualidad. La labor que realizan es imprescindible para la sociedad. Su profesionalidad también lo es. El mejor reconocimiento para todos los profesionales es dotarles de las herramientas para cumplir su función con la máxima seguridad: formación e independencia para la toma de decisiones.  Nuestra más sincera felicitación para ellos y para todas las tripulaciones que cada día cumplen con su trabajo con esfuerzo, tenacidad y profesionalidad.

La tripulación del Helimer 401 recibiendo su condecoración

La tripulación del Helimer 401 recibiendo su condecoración

Anuncios

Acerca de Desde la cabina de vuelo

Desde la cabina de vuelo es el blog del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC). Aviación y seguridad aérea desde los mandos de una aeronave.
Esta entrada fue publicada en Helicópteros, Pilotos, Salvamento marítimo, Trabajos aéreos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s